Drenaje Linfático Mecánico y Manual

El drenaje linfático, en su modalidad MANUAL, es un proceso destinado a optimizar las funciones primordiales del sistema linfático por medio de maniobras precisas, proporcionadas, rítmicas y masajes indoloros muy suaves (por momentos imperceptibles), que actúan activando y mejorando la circulación linfática y favoreciendo la eliminación de sustancias nocivas. La idea es que, a través de acciones específicas, ayudemos al cuerpo a realizar aquellos movimientos que el sistema linfático no puede hacer por sí solo, para poder evacuar las sustancias que el organismo no está pudiendo eliminar correctamente.

Por otro lado, el drenaje linfático en su versión MECÁNICA, se realiza con las llamadas “botas presoras”. Estas botas neumáticas, van aumentando y disminuyendo el volumen de aire en su interior, realizando un masaje y drenaje desde los pies hasta el abdomen. Se van hinchando desde abajo hacia arriba, logrando así una limpieza de los vasos linfáticos y contrarrestando la acumulación y retención de líquido en las piernas, evacuando también el exceso de sangre en las venas, lo cual es altamente beneficioso a la hora de combatir las várices e inflamaciones. A su vez, al generar estos ciclos ascendentes de presión, se somete a la persona tratada a un masaje relajante y placentero.

Se recomienda su realización para:

  • Combatir la celulitis.
  • Aumentar la tonificación circulatoria.
  • El tratamiento y prevención de signos varicosos.
  • Obesidad.
  • Edema y piernas hinchadas.
  • Piernas cansadas.