Higiene Facial e Hidratación

Cotidianamente estamos expuestas a toxinas, cambios climáticos, el uso del maquillaje y otros agentes externos que cargan de impurezas el fino cutis del rostro. Debido a esto, se  bloquean los poros, lo que genera que la piel no pueda respirar correctamente, afectando así su normal comportamiento y bajando los niveles de hidratación. Todo profesional de la estética recomienda dos pasos fundamentales para cuidar de la piel de tu cara: higienizar e hidratar. Tal como lo indica su nombre, el proceso consiste en un limpieza profunda de la piel de la cara. Se da inicio al tratamiento con higienización del rostro. Esto facilitará el ablandamiento de impurezas que harán más simple la remoción de puntos negros, puntos blancos, erupciones y pústulas. Luego, se aplica una máscara descongestiva y luego una máscara diferente que estará supeditada al tipo de piel que posea la paciente. Finalmente, se nutre e hidrata la piel por medio de un masaje con cremas cosméticas y emulsiones adecuadas a cada caso en particular. Para lograr una efectiva hidratación y lograr que la piel se recupere rápidamente, es crucial tener definir el tipo de piel y aplicar los productos pertinentes. Con este tratamiento lograremos retirar células muertas, contaminantes ambientales y orgánicos, beneficiando el proceso de regeneración celular, y así prevenir la formación de impurezas a futuro.