Peeling

El peeling químico es un procedimiento que consiste en la aplicación de geles ácidos que generan la eliminación de distintas capas superficiales de la piel. Mediante abrasión, se afectan varias capas de la epidermis y con ellas, todas las impurezas e imperfecciones que contengan, como pequeñas arrugas o manchas superficiales. Esto se debe a que el químico ocasiona una renovación de las diferentes capas de la piel mejorando así la calidad de las mismas. Disminuye arrugas, efectos del sol, marcas producidas por el acné o manchas superficiales del rostro. Así se logra un cutis más luminoso, suave, joven, parejo y elástico.

Es imprescindible que el tratamiento sea personalizado y que esté adaptado a las necesidades del paciente, ya que la intensidad del peeling debe ser directamente proporcional a la gravedad de las laceraciones.