Terapia Endermológica

Este tipo de procedimiento no invasivo, consiste en una succión continua, que mueve los tejidos de la piel y estimula la microcirculación.

Específicamente, es un proceso basado en la aplicación de presión negativa o succión, la cual es capaz de penetrar en planos profundos de la piel, logrando un efecto circulatorio y mecánico. También permite la movilización del tejido adiposo y el mejoramiento de la irrigación sanguínea local.

Algunos de sus beneficios son:

  • Disminución del tejido adiposo, generando un drenaje linfático que elimina los líquidos acumulados en áreas difíciles.
  • Reducción notable de la celulitis, hasta en grados muy avanzados.
  • Fortalecimiento de los músculos.
  • Mejoramiento del sistema de irrigación arterial. Genera una microcirculación sanguínea, que a su vez produce una estimulación de los vasos capilares, permitiendo una mayor oxigenación a los tejidos.
  • Elimina toxinas y sobrecargas grasosas.
  • Mejora la elasticidad de la piel, realizando una exfoliación y desobstruyendo los poros.